Dice Juan José Campanella que lo mas importante en estos meses será no dejarse psicopatear.

El prestigioso productor, guionista y director de cine advierte que el embate va a ser bravo y sugiere que nos demos fuerzas, que nos ayudemos, que desarmemos operetas y hagamos caso omiso a las protestas de los que durante 12 años fueron cómplices por acción o silencio…(yo agregaría 4 años mas)

¡No van a ganar! Dice Campanella.

Abajo, miles y miles del millón de seguidores del cineasta hacen votos esperanzados adhiriendo a sus palabras con conmovedora unanimidad.

Definitivamente, aunque esté enojada por la mala praxis, la gente desea y aguanta pacientemente que los dirigentes puedan encontrar la salida de esta crisis económica (y de identidad agrego yo).

Claro, hay mucha gente, también, apostando al fracaso, al trosko cuanto peor mejor.

Leí una nota en el diario Noticias donde el intendente, nuevamente, la emprende contra los estancieros, terratenientes, oligarcas, cipayos, hetero patriarcas, gorilas y fascistas genocidas… Otra vez sacando del arcón los adjetivos tan conciliadores y productivos que nos invitan a la concordia. Hay que reconocer que practica un liderazgo con cierta línea de coherencia. Fiel a si mismo, aunque se olvida de mencionar a algunos estancieros nacionales y populares que tenemos en el vecindario.

La nota del intendente me remitió al domingo de resurrección en la cosecha.

En el campo tenemos muy en claro que todo el misterio radica en las personas. Claro, la naturaleza, el clima, la suerte y lo que mande el Tata Dios, no puede coronarse en éxito si el equipo de hombres que ejecutan las tareas en tiempo y forma no lo hacen con idoneidad y profesionalismo. Es así. Nadie nos puede venir a decir, en el campo, si se puede o no se puede. Salvo Dios.

Cristian, el hijo del Cholo, tiene una súper cosechadora John Deere S670 con un equipo de lujo. La primera palabra que le brota a Cristian después de sonreír es “SI“. Siempre se puede.

Los hermanos Silva son el equipo de hombres que hacen funcionar los fierros como a una orquesta sinfónica. Luis es el piloto de la John Deere que devora hectáreas. 11 camiones de soja por día, le he visto cargar.

Me gustaría que los psicopateros y depresivos del “NO SE PUEDE” subieran a la maquina y dieran unas vueltas con Luis. No para que vean y aprecien los sorprendentes adelantos tecnológicos, sino para que puedan descubrir cual es el misterio de nuestra mayor fortaleza.

Si dieran unas vueltas con Luis en una tarde de domingo de resurrección les contaría que ese VALENTINA que tiene tatuado en el antebrazo es el nombre de su hijita que temprano de mañana encontró el huevo de pascua escondido en el jardín. Luis les mostraría con orgullo las fotos que tiene en el teléfono, mientras atiende el corte del drapper y la descarga de la tolva en el carro que le arrima su hermano Ignacio.

Luis no estuvo en Salazar buscando el huevo con su hijita porque está trabajando. Porque es un profesional, eslabón fundamental de la cadena productiva, que cumple con la palabra empeñada.

Si dieran una vuelta con Luis, vivirían en carne propia y sentirían lo que significa crear riqueza REAL.

Verían el milagro de la producción y entenderían que la Argentina da una clase de hombres para los cuales no existe el no se puede. ¡Siempre se puede!, con seca, con barro, sin caminos, con destratos de gobiernos autoritarios, violentos, saqueadores, ineptos… con rentabilidad y sin ella, hay una clase de hombres que siempre está al pie del cañón.

Campanella pide no dejarnos psicopatear… me gustaría que Campanella también subiera a la maquina de Luis.

Seguramente, Juan José, como talentoso contador de historias, se inspiraría sobre el trabajo, la fe, la esperanza, el optimismo, el coraje, el verdadero trabajo en equipo que se desarrolla en el campo…

Podría contar sobre la apuesta y la confianza que depositamos en la red agropecuaria y la confianza que la red tiene sobre la palabra de estos hombres y mujeres. Red única en el mundo, donde todo funciona a fuerza de confianza.

Don Campanella, el embate no “va a ser” bravo. ¡Ya lo es! y desde siempre cada vez mas. Crece desde que la política fomenta el saqueo… que nunca alcanza.

La imagen de Valentina con los brazos en alto saludando a su papá para Pascua en la cosecha es un canto al trabajo.

La imagen del campo, del interior, de nuestra Patria Argentina, duro contraste a el sinsentido de una política de hombres que no están a la altura, porque no aprenden a prescindir de la necesidad de tener un enemigo y dividir para reinar.

Juan Martín Perkins © 2019 Proa Al Futuro Radio – Prensa Online – El Provincial de Radio Provincia – El Insignia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here