Dialogamos con el periodista Hernán Guercio autor de una nota periodística sobre “Un templo masón en ruinas, la joya escondida de Arroyo Corto”.

Arroyo Corto es un pueblo de 1.500 a 2.000 habitantes perteneciente al partido de Saavedra, ubicado al norte de Bahía Blanca a unos 145 kilómetros.ٕ

En el pueblo todos sabían de la existencia del templo pero nadie se animaba a hablar. Era un secreto a voces que todo el mundo conoce pero nadie quiere contar. Fue construido a principios de siglo pasado y cerró sus puertas en la década de 1930. No quedan registros de su actividad y todo lo que ocurrió allí adentro es un misterio casi inexplicable.

 

El autor de la nota se enteró de la existencia del mismo a través de un colega que le dijo que había un templo que “supuestamente” la masonería sigue pagando los impuestos municipales. Y a partir del gusto por las historias ocultas comenzó con la tarea pero le costó mucho encontrar gente que pudiera hablar. En principio porque es algo silencioso en el lugar y además porque la gente que compartía esa reuniones y estaba en esa Logia se murió.

Los investaigadores de los Masones en Argentina cuentan que un incendio que se produjo ena la Gran Logia Argentina provocó que se perdieran muchísimos registros, incluso cuando se quiso investigar sobre este templo no había papeles. De cualquier manera es un templo masón porque tiene compas, las columnas, está la tarima, incluso los colores con la franja negra sobre el piso y el rojo de las paredes. Además incluso Dionisio Farías se cree fue el gran masón, ya que en el cementerio se encuentra su tumba que es diferente a las demás y eso marca un indicio que haya sido de la logia y hay una segunda tumba que se trataría de una persona que fue masón.

Sobre 1880 cuando se empezó a poblar esa región de la provincia llegaba el tren, se fundaba la estación y atrás los colonos y las logias eran los primeros tipos de organización que tenían con los varones a la cabeza y la mujer a un lado. Recién por estos tiempos hay una apertura de determinados ritos hacia el ingreso de la mujer pero en realidad todavía no hay logia femeniana.

En la actualidad están en la busqueda de nuevos miembros para ver si es posible hacer funcionar  todo de nuevo en el marco de lo que fue, una logia pequeña dentro de un pueblo pequeño donde la gente se terminó yendo y terminó cerrando. No quedó nada, eso es uno de los grandes misterios que tiene el templo de Arroyo Corto. Normalmente cuando “abaten columnas”, término masón de cerrar un templo queda todo adentro. Y cuano se abrió al público luego que la mujer que lo cuidaba se murio se observó que no quedó nada adentro, que hasta llegaron los Cazadores del Arca Perdida.

Hoy es un lugar patrimonial e historico que se está perdiendo. La idea fue ver la posibilidad de declararlo como sitio histórico pero por ahora quedo todo en la nada. “Hay cosas mas urgentes, pero también hay que ayudar a no olvidar”.

 

02/01/19 El Provincial de Radio Provincia es una producción de proaalfuturoradio.com.ar

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here