Rosa Zarate trabaja desde hace muchos años en el Club Arzeno del asentamiento Las Latitas  del barrio que lleva el mismo nombre del club en el partido de Almirante Brown y el pasado fin de semana sintió “dolor, reproche, bronca e impotencia y burla a las 50 criaturas que llevamos al Complejo “La Serena” en Ezeiza para participar de la Colonia de Vacaciones por tres días y nos encontramos con que las piletas estaban clausuradas”.

Según relató Zarate , a través de una entrevista, “el ofrecimiento llegó de parte de los Concejales de Cambiemos Almirante Brown Camila Crescimbeni y Carlos Regazzoni”.

Agrega la mujer que “cuando consultó en el lugar por esta situación me dicen que no se habían abierto porque no había presupuesto y que en realidad si estuvieran operando normalmente ya en octubre nos hubieran enviado el ofrecimiento”.

A Rosa Zarate le informaron que el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación es el que administra el presupuesto de este espacio de recreación y que tiempo atrás le habían pedido una serie de requisitos que tuvo que completar a través de unos papeles pero nunca le habían dicho que las piletas no estaban habilitadas.

Pero lo que más le dolió a la mujer “es que tuvimos que consolar a los niños que se pusieron a llorar y como consuelo nos ofrecieron una manguera y un balde, mientras los chicos miraban a las piletas detrás de las rejas”.

“El complejo tiene 6 o 7 piletas y todas estaban deshabilitadas”, relata Zarate.

 

 

Consultada si le habían enviado mensajes a los concejales que “organizaron” esta excursión respondió que “a ambos les mandé un mensaje de washapp, Camila Crescimbeni me clavaba el visto”.

En forma paralela a los mensajes mencionados la encargada de la institución del Barrio Arzeno mantuvo contacto con “gente de Nación” quienes les escribían “que habían hecho los trámites para que nosotros estemos ahí pero después los eliminaron para no dejar secuelas de la conversación donde ellos me habían engañado. En esos mensajes se tiraban la pelota entra La Serena y Nación, que uno no le dijo y que el otro no preguntó”.

Rosa Zarate aclaró “yo soy una persona que no hago política y menos con los niños, no llevo el cartel de nadie pero me duele que hayan jugado con tantas criaturas, eso me provocó dolor, reproche, bronca e impotencia pero voy a llegar hasta lo último”

A Rosa y a los padres de los chicos les cuesta mucho dinero organizar tres días de Colonia porque solamente reciben el complejo para ir a dormir y las piletas, mientras que los alimentos lo aportan la institución y los padres y en esta oportunidad compraron carne, leche y no les alcanzó.

Finalmente Rosa expresó que “sentimos que fue una burla para las criaturas, si estos Concejales no quieren a los niños y no quieren a los ancianos acá no pueden venir a hacer política”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here