Llegamos una mañana de sábado con el equipo de El Provincial de Radio Provincia y PROA Al Futurio RADIO a la sede del Centro de Patrones de Cabotaje de Necochea. Nos instalamos y conocimos a una mujer que reune todas las características de esas personas donde la energía supera cualquier inconveniente, por su fuerza y por lo que transmite a los demás. Ella es Mercedes Lubrano, en realidad “Mecha”, para todos. Es la propietaria de Cabañas Río Quequén, ubicada en Calle 22 y Ribera Necochea.

 

“El lugar donde están ubicadas las cabañas es parte de mi vida y de la sociedad de Necochea. Desde hace 33 años nuestro lugar está a orillas del Río Quequén”, comenzó diciendo Mecha.

Luego inició un repaso por la historia del lugar. “Ese lugar era un basural de espaldas al mar y con mi familia vivenciamos un sueño y dijimos que ese lugar debería trasformarse en algo que fuera la tarjeta postal sobre el río Quequén. Comenzamos trabajando el suelo, plantando árboles y creando lo que hoy si es la postal de Necochea, un complejo turístico que tiene las instalaciones de un camping ecosustentable, 34 cabañas, 2 salones de fiesta, restaurante, spa, gimnasio, proveeduría y un montón de rincones fantásticos creados para poder disfrutar de la naturaleza del río, de su fauna y de su flora”.

 

La propietaria de “Cabañas Río Quequén” siempre tuvo claro que había que explotar el turismo sobre el río, a pesar de ser una ciudad marítima, por eso nos contó que “fue muy dificil que la gente entendiera un lugar turístico en la ribera de un río fangoso, como dice la gente, nuestro río tiene arena en toda su orilla, es decir que tienen playas para disfrutarlas”.

 

Recuerda en un momento de la charla que hace algunos años “publicitamos con mucho costo económico en la Revista Weekend con una frase que marcó la historia en nuestro éxito. Alli pusimos las caras, la mia y la de mi compañero  de vida y decía “pidale perdón al mar y dale la cara al río, acá los estamos esperando en Cabañas del Río Quequén”. A partir de eso tocamos la parte curiosa del turista y venían con el librito abajo del brazo para ver como era”.

 

Describiendo la escenografía natural que posee el lugar nos dijo que “en 15 cuadras de distancia vía terrestre está el río y el mar, es único. En lancha o moto de agua estás a 150 metros de la desembocadura del oceano Atlántico. Nuestra ciudad tiene médanos, dunas, lagos, lagunas, tiene una costa en la cual tu mirada no llega porque podes recorrer 70 kilómetros de playas llanas, sin un obstáculo, desde la escollera a Punta Negra”.

 

Y culminando la primera parte de la charla, Mecha hizo una aclaración para que quede bien en claro las características del río Quequén: “Tenemos un río que no es un riacho, es un río caudaloso donde se alberga un puerto Quequén fantástico, comercialmente super importante en la República Argentina con un movimiento y una insfraestructura en progreso que va a marcar un cambio en nuestra ciudad y tenemos esa escollera que se mete adentro del mar y le permite a los turistas mirar desde allí cómo un barco gira 180 grados adelante tuyo, sobre tus narices, donde saludan a la gente que está trabajando, eso lo podes hacer si te vas a Panamá, pero te sale un poco más caro”, bromea Mercedes Lubrano

 

 

La segunda parte de la conversación que mantuvimos dejó de lado el costado turístico de esta familia para conocer otras fasetas de esta mujer con tanto temple y firmeza al momento de comenzar una tarea, y allí aparece su costado social. Cuenta Mecha que “hace 15 años en esas inquietudes que uno tiene por las cosas que te llegan a diario me reuní primero con un grupo de mujeres amigas para ver que podíamos hacer con ese vacío que notabamos en Necochea sobre la capacitación para mujeres que no tienen los medios económicos y aunque lo tuvieran les falta ese empujoncito para poder realizar sus sueños o el emprendimiento que quieran hacer. Y así surgió la Cámara de Mujeres Emprendedoras de Necochea  y Quequén”.

“Empezamos tímidamente a reunirnos – continuó – , y llegó un momento que éramos un montón de mujeres recibiendo los sueños de otras y nos tuvimos que ordenar. Pero la realidad fue cambiendo y nuestros objetivos eran sólo por ejemplo si querías poner un negocio, nosotras te facilitábamos todo el camino para que no tuvieras que tropezar con nada en los trámites”.

 

Pero con el paso del tiempo esa etapa de asesoramiento paso a convertirse en acompañamiento porque el grupo de mujeres fue recibiendo curiosidades que había en sus pares con problemáticas muy severas como violencia de género, violencia familiar, drogadicción, muchos temas en lo cuales, cuenta Mecha “nosotras no estabamos capacitadas y tuvimos que hacer redes y así creamos redes de trabajo con asociaciones que se dedicaban a cada una de esas cosas. Aparte hacíamos talleres de aprendizaje de bordado, costura, secundario, muchas charlas donde aprendimos y fundamentalmente nos nutrimos de la otra persona”.

 

Cuando se instaló la crisis económica, empezaron “las necesidades sociales y automáticamente tuvimos que virar el timón y empezamos a trabajar para subsanar esas falencias que había en hogares, en mujeres como jefas de hogar, donde faltaban alimentos, contencion. Por eso es que hace años que estamos abocadas a ese servicio, pero lo que esperamos es volver a las capacitaciones. Creemos que ahí comienza el cambio; en la educacion y en el perfeccionamiento”.

 

 

PROA Al Futuro RADIO. Producción General: Ricardo Adolfo Ferradas. Dirección Periodística: Marcelo Muchi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here