La Constitución de México fue modificada y estableció la paridad de género. Las mujeres lograron que la Constitución Mexicana incluya que sea obligatoria la paridad de género en los tres poderes de gobierno y en los municipios; esto es un reconocimiento a participar en igualdad de oportunidades en la toma de decisiones en la vida democrática de México.

Teniendo en cuenta la resolución que nos precede en PROA AL FUTURO RADIO tomamos un artículo publicado en Prensamarica Internacional denominado ¡La igualdad tiene apellidos! perteneciente a Teresa Valdés Betancourt, maestra en Ciencias de la comunicación, asesora del Instituto Colimense de las Mujeres en México, profesora universitaria, periodista y corresponsal de guerra en África, es integrante de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y de la Unión de Periodistas de Cuba. Vincula su vasta experiencia profesional en los medios de prensa escrita, radio y televisión a la investigación de los temas del lenguaje con perspectiva de género.

Teresa Valdés Betancourt es maestra en Ciencias de la comunicación, capacitadora del Instituto Colimense de las Mujeres en México, profesora universitaria, periodista y corresponsal de guerra en África. En el área periodística se ha desempeñado como columnista del periódico mexicano Ecos de la Costa y, por su reconocida labor, es integrante de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y de la Unión de Periodistas de Cuba. Vincula su vasta experiencia profesional en los medios de prensa escrita, radio y televisión a la investigación de los temas del lenguaje con perspectiva de género.

¡La igualdad tiene apellidos! por Teresa Valdés Betancourt

A propósito de la paridad aprobada en México en la política, vale aclarar que no se trata de considerar igual trato a mujeres y hombres. La igualdad tiene apellidos, debe atender a la diferencia de sexos y en consecuencia, determinar qué hacer en cada momento y por quien para dejar atrás ciertos prejuicios: Las niñas se comportan con delicadeza. Los hombres no lloran.

Se considera la igualdad a partir de la experiencia social masculina, el hombre como modelo de lo humano y, se ha creído que cuando hablamos de igualdad, nos referimos a igualar a las mujeres con los hombres, de hacerlas más semejantes a ellos, explicó la experta feminista Alda Facio Montejo, Costa Rica, 1948, jurista, escritora, docente y experta internacional en Género y Derechos Humanos.

El derecho a la igualdad significa asumir la diferencia, el derecho a la no discriminación a eliminar las desigualdades que lastiman desde todos los ángulos y en primer lugar, a la  mujer, como bien se expresa en los argumentos de la Convención de las Naciones Unidas sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres, CEDAW.

Aquí es donde aparece el concepto de equidad, porque en las políticas públicas no se puede tratar a las mujeres como si fueran idénticas a los hombres, ¡ellas son diferentes pero no inferiores!

Los varones alcanzaron el conocimiento y dictaron las normas del Ser y el Hacer. Fueron ellos quienes acumularon la experiencia en los espacios públicos, ocuparon y ocupan, puestos de decisión en la política, en el gobierno, en la religión, en los partidos, en la cultura y en el lenguaje…, mientras que las mujeres como grupo humano, quedaron relegadas a la casa, el cuidado de la familia, a lo privado, a la ignorancia y al silencio. La equidad es asumir las diferencias, como los dedos de la mano que todos son distintos con funciones y posibilidades diversas.

La equidad no elimina la desigualdad, la hace visible para alcanzar la igualdad legítima. En el siglo XXI ya se aprecian discretos logros jurídicos-sociales, como el reconocimiento a las madres solteras, eliminación del viejo concepto acerca de hijos legítimos o ilegítimos, reconocerlas como jefas de familia, con más acceso al trabajo y a la educación, entre otros.  

El Derecho Humano a La Igualdad requiere que cada Estado implemente esas y muchas otras acciones para eliminar la discriminación contra las mujeres, lo que se reconoce jurídicamente como Igualdad Sustantiva o Real.  

Vale esclarecer cierta confusión frecuente entre Equidad e Igualdad. El camino de la equidad no elimina la discriminación, mientras la igualdad sí lo exige. La Igualdad Sustantiva es la herramienta para identificar y deconstruir las causas que justifican estereotipos y prejuicios fundados en la violencia de género. La igualdad es el objetivo y la aspiración universal. La confusión se esclarece, hombres y mujeres con nuevos conceptos transforman la realidad para alcanzar mejores resultados en política, educación, salud y desde en la familia y los medios de comunicación tienen otra responsabilidad social.

PRENSAMERICA INTERNACIONAL con Roberto Gonzalez Short es una unión informativa con PROA AL FUTURO RADIO. Marcelo Muchi, Director Periodístico. Ricardo Adolfo Ferradas, Productor General.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here