Pablo Isassa, capitán del Beagle I dio detalles de la operación que compartió junto a la tripulación de los buques Don Pedro y Stella Maris I.

Antes de presentar el relato día a día del capitán Isassa les presentamos algunas de sus reflexiones:esperamos haber logrado que no pesquen o exploten los recursos de otros países ya que a nuestros recursos tenemos que cuidarlos”.

Relato del Capitán:

“Todo comienza el jueves 23 de abril cuando tenemos un encontronazo con un buque sin luces en plena niebla y lo que podría haber ocasionado una tragedia. Decido acercarme para ver alguna señal distintiva para denunciarlo y verifico que estaba entre 5 y 6 millas adentro de la zona económica exclusiva argentina. Toma nota y al acercarme con bocinazos de intimidación el buque comienza a elevar el ancla de capa de pesca y trato de alejarme siguiendo rumbo hacia el sur con la nota que había tomado y mando mensaje de avistamiento de buques a Prefectura y hago la denuncia. Al alejarme veo 35 o 40 barcos muchos de ellos con luces apagadas y todos adentro y me siguieron y me metí más hacia el continente y siguieron toda la noche pescando”

“Al otro día, 24 de abril, los buques empiezan a ingresar a la zona sobre las 19 o 20 hs y yo sorprendido ya que nunca vi en mi vida tanta cantidad de buques ingresando a esta zona con total desparpajo veo esto totalmente ilógico. Ahora ya veía 60, hice la misma maniobra ver la señal y con el GPS verifiqué la posición para ver donde estaban fondeados estos barcos. Me acerque a 3 buques y saque señales distintivas, aunque algunas las tapan. Hice bocinazos y dos apagaron sus luces y comenzaron a navegar y a uno no hizo nada no tuvo reacción, apagaban las maquinas poteras de pesca, pero no las luces. Hice las 3 denuncias a Prefectura de Comodoro Rivadavia y les pedí que me faciliten un numero para mandar los videos y fotos para potenciar mi denuncia”.

“El día 25 de abril con dos buques de otra empresa en la zona que se me sumaron sobre 13.30 -13.40 hs vemos como vuelven a ingresar dentro de las 200 millas sin ninguna vergüenza ni esperando la noche y quedamos nuevamente estupefactos e incluso los capitanes del Don Pedro y Stella Maris I. Cuando terminamos el día de pesca decidimos volver a acercarnos para intimidarlos y que se vayan. Me acerqué de nuevo a 3 o 4 barcos y mis colegas hicieron lo mismo haciendo las respectivas denuncias. Sobre las 12 de la noche recibo una llamada por canal 16 (donde todos los buques escuchan) del avión de Prefectura y me indica que está llegando a la zona y automáticamente los poteros empiezan a levantar y a salir y vuelven fuera de las 200 millas”.

“A las 14 del domingo 26 nuevamente empiezan a entrar los buques (el día sábado en total habían ingresado 100 o 105) y repetimos las denuncias y al terminar las tareas de pesca vemos que se empiezan a retirar porque los empezamos a apurar y fuimos todos más juntos, cambiando la estrategia, barriendo sobre las 200 millas pero algunos nos tiraron la embarcación encima para molestarnos y tuvimos que esquivarlos y ahí contamos que 80 salieron y nos quedamos toda la noche sobre las millas 197 y 198 para que los buques no ingresarán nuevamente”.

“Hoy lunes 27 estaría llegando un Guardacostas de Prefectura Naval para estar más tranquilos y hacer nuestras tareas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here