Hablaron de la integración fluvial entre Aergentina y Uruguay y se le entregaron aportes técnicos.

La XXXV reunión del Comité Binacional de Integración Paysandú – Colón, realizada en la localidad sanduceña fue el marco elegido por integrantes del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales argentinos para entregar a la autoridad consular argentina en esa ciudad de un ejemplar de sendos trabajos técnicos – intelectuales relacionados con la actividad fluvial que se realiza en los ríos de la Integración Binacional entre Argentina y Uruguay. El sindicato que conduce el capitán Julio González Insfrán reclama que se lleve adelante, cuanto antes un «Plan de Desarrollo Comercial, Social y Turístico Fluvial del Río Uruguay» que contenga a los trabajadores fluviales argentinos y uruguayos. Entienden que dicho desarrollo debe tomar caracter de «política de estado» a efectos de preservar el mismo más allá de la coyuntura política partidaria de ambos países hermanos. Surgen las bases para la conformación del sindicalismo del siglo 21.

En su intervención el intendente de Paysandú, Dr Guillermo Caraballo, destacó la intensa y prolífica actividad diplomática que realizan los cónsules de Argentina en Paysandú, Nicolás Domingo, y  la cónsul del Uruguay en Colón, Judith Torrente, en lo que se refiere al desarrollo de la integración transfronteriza binacional Paysandú – Colón, que implica tareas cotidianas como de largo y mediano plazo.

Atento a ello, se contactaron con el representante diplomático argentino en «La Heroica», Nicolas Domingo, los integrantes de la «Comisión de Desarrollo del Río Uruguay» del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, de Pesca y de Cabotaje Marítimo de la República Argentina a los efectos de hacerle entrega de un ejemplar del trabajo técnico intelectual que realizaran en 2018 relacionado con el dragado, balizado y el mantenimiento de ambas obras de infraestructura fluvial del Río Uruguay Medio – desde Concepción del Uruguay hasta Concordia-; además de otro trabajo de las mismas características pero relacionado con la «Integración Fluvial Argentino – Uruguaya» con base en el Río Uruguay y en el Río de la Plata.

Al cónsul argentino en Paysandú se le explicó la importancia que tiene el turismo fluvial binacional, tanto en lo referido al quehacer económico como en lo que tiene que ver con un integración binacional entre ambas ciudades desde una óptica multidumensional, es decir que esta actividad además de poder prestar servicio al turismo internacional; brindará la posibilidad de fortalecer los vínculos culturales, históricos, sociales, turísticos, deportivos, sanitarios y económicos.

El dragado del Río Uruguay Medio: Cedelu – Concordia

Desde el Centro de Patrones y Oficiales Fluviales argentino que conduce el capitán fluvial Julio González Insfran  entienden que habiéndose dragado y balizado el Río Uruguay inferior, es decir desde el km 0 hasta Paysandú, se debería avanzar con esa obra de infraestructura fluvial hasta el puerto de Concordia para que la balanza fluvial portuaria en esa vía fluvial binacional se equilibre; es decir que beneficie por igual a ambos pueblos hermanos.

En tal sentido, desde dicho sindicato marítimo aseguran que el dragado del río Uruguay y del Canal Martín García constituyó un acierto, no obstante ello, esta obra de infraestrcutura fluvial constituye un instrumento, un medio y no un fin en sí mismo. Lo que equivale a decir que se hace necesario implementar desde las cancillerías de ambos estados un «Plan de Desarrollo Comercial Fluvial» que contemple la faz comercial y sociolaboral, es decir  que genere empleo directo para los trabajadores fluviales  nacionales de ambos países hermanos.

Un «Plan de Desarrollo Comercial del Río Uruguay» debería ser capaz de de contener social y laboralmente a los trabajadores fluviales y portuarios de ambos estados, por igual; además, claro está, de ser una herramienta que permita crecer a todo el complejo agropecuario, forestal e industrial exportador e importador de la región mesopotámica.

La Integración Sociolaboral Fluvial Argentino – Uruguaya

Además de las ideas plasmadas por la «Comisión de Desarrollo del Río Uruguay del Centro de Patrones», desde dicho sindicato fluvial argentino confeccionaron un trabajo técnico intelectual sobre «La Integración Sociolaboral Fluvial Argentino – Uruguaya», que constituyen unos Apuntes para el desarrollo de un “Régimen Laboral Fluvial Uniforme en las Hidrovías de la Integración Binacional”.

En el mismo, se propone la implementación de un sistema portuario integrado entre ambos estados, y que además, se planifique un reparto de las cargas en forma cooperativa, es decir una distribución de las mismas que asegure el normal funcionamiento de todos los puertos de Argentina y del Uruguay.

Asimismo, desde el punto sociolaboral se propone que todos los buques de tercer bandera  (que no sea de Argentina o uruguaya en el marco de los Tratados de Administración del Río Uruguay y Río de la Plata) deba embarcar dos baqueanos – prácticos, uno argentino y otro uruguayo; en tanto que el resto de la tripulación debería ser conformada por un sistema de «Tercios», para lo cual se embarcaría un 33% argentinos, 33% uruguayo y 33% de extranjeros.

Es que luego de la fallida operatoria de la empresa naviera uruguaya Naviport que operara con los buques feeders «Provincias Unidad» y el «Alianza del Plata» y teniendo en cuenta de que la Argentina y la ROU no cuentan en la actualidad con un buque portacontenedores para operar en el Río de la Plata y el Río Uruguay, todo indicaría que dicha operatoria podría ser realizada por buques de bandera paraguaya y/o boliviana.

El aporte de ideas y proyectos: bases para el nacimiento del sindicalismo del siglo 21

Según trascendió, desde el sindicato marítimo que conduce el capitán Julio Gonzalez Insfran es prioritario y estratégico que se redacte un «Plan para el Desarrollo Comercial, Social y Turístico del Río Uruguay desde el km 0 hasta Concordia».

Este tipo de iniciativas son las que sientan las bases para el nacimiento de un nuevo sindicalismo; lo que implica dar un salto cualitativo, es decir pasar de un sindicalismo de protesta a un sindicalismo de ideas, capaz de aportar proyectos que redunden en un beneficio social y que sepa conciliar el capitalismo con lo social.

En el plano fluvial – portuario, estas ideas serán capaces de preservar y salvaguardar los intereses estratégicos de la Argentina en las hidrovías en las que debería estar presente a través de una flota comercial, todo ello con una visión hetorodoxa, desarrollista, profundamente cristiana que revalorice el capital humano y capaz de despertar conciencia en cuanto la preservación del medio ambiente desde la educación. En el convencimiento total y absoluto de que no habrá paz social si no hay trabajo pleno, justo y bien remunerado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here